Salud En Tiempos De Pandemia

Salud en Tiempos de Pandemia

El acto real de descubrimiento no consiste en encontrar nuevas tierras sino en ver con nuevos ojos.
Marcel Proust.

Nos encontramos transitando un evento particular, caracterizado por su rareza y capacidad de cambiar significativamente el curso y dinámica de escenarios como la economía global, la geopolítica, las libertades individuales y colectivas, así como, literalmente la viabilidad del ser humano. Sin embargo, este momento lejos de ser un acontecimiento inesperado, ha sido una consecuencia de la cual teníamos suficiente información para hacernos una idea de su posible aparición (1). Razón por la cual no podríamos categorizar este evento en términos de un verdadero Cisne Negro (2).
Más allá de la naturaleza de este tipo de eventos, - Pandemia Covid19- el problema fundamental no radica en su forma, sino en la manera en que los percibimos y entendemos. Históricamente hemos logrado comprender y solventar situaciones que ponen en riesgo la vida del ser humano. Para ello hemos recurrido a la observación refinada, la descripción detallada y el análisis riguroso.
A modo de ejemplo: hemos logrado observar -a través de aparatos técnicos como el Microscopio Electrónico- la silueta y estructura del Coronavirus (figura 1), igualmente logramos evidenciar los efectos que deja sobre los distintos tejidos y órganos del cuerpo humano y, al mismo tiempo nos encontramos analizando las posibles estrategias para su adecuado y oportuno tratamiento.

Imagen 1: Coronavirus - Imagen de Microscopia Electrónica.
Presentado de esta manera, no habría lugar a dudas sobre la importancia que la observación, la representación y el análisis tienen sobre el diagnóstico e intervención de las enfermedades que afectan al ser humano. Se acentúa la consigna de la ciencia tradicional en la cual el mundo exterior puede ser ordenado por el hombre (3).
Sin embargo, muy poco podemos decir de aquellos fenómenos que escapan al escrutinio y registro de los sentidos del hombre; los cuales se caracterizan por su alto poder de cambio, interdependencia y afectación. “La Salud”, por ejemplo, a la cual no logramos verla, medirla o cuantificarla.
A diferencia de la enfermedad, “La Salud” no utiliza el lenguaje del pasado, de las secuelas, de lo ya acontecido; por el contrario utiliza el lenguaje de los vínculos, flujos, inestabilidades, interdependencias y posibilidades (4). Para decirlo de manera clara, a diferencia de la enfermedad que nos habla del pasado, la salud se plantea en términos de futuro(s) posible(s).
Entender fenómenos como “La Salud” equivale a pensar en términos de incertidumbre, discontinuidades, cambios súbitos, es decir, pensar en términos de lógicas no clásicas (5).
Este momento, único para nuestra generación, debe ser la oportunidad para pensar en términos de “Salud”, es decir, pensar en futuro(s) posibles(s). Entender la Salud como un fenómeno constituyente en la trama de la vida.

PAHA* -*Seudónimo-

(1) www.globalviromeproject.org
(2) Taleb, Nassim Nicholas. El Cisne Negro. Editorial Paidos. 2016
(3) Jacob Bronowski. El sentido común de la ciencia. Ed Península 1978
(4) Najmanovich, Denise. El Juego de los vínculos. Editorial BIblos. 2011
(5) Maldonado, Carlos Eduardo. Pensar lógicas no clásicas. Universidad del Bosque, Facultad de ciencias. 2017.

 

Pavel Hernandez

Compromiso Ciudadano Argentina